Para nosotros, el Palacio de Congresos de València, desde 1998, es esa gran cápsula del tiempo que ha albergado grandes acontecimientos. Es un generador de conocimiento que ha buscado siempre la excelencia pero, sobre todo, siempre ha tenido claro su cometido: aportar valor para los ciudadanos de nuestra tierra.